Pistolets (panecillos franco-belgas) TMX

El origen de la palabra “pistolet” no está claro. Proviene del latín, pistor, que era la palabra que por diferentes modificaciones se convirtió en “boulanger”, panadero en francés. El diminutivo pistolet es el producto que elaboraba el boulanger.

Son  panecillos pequeños y se supone que se les llamó así porque podían contener una pequeña pistola escondida en su interior. SE puede encontrar este panecillo stanto en Francia, en la región de Midi y en el sudoeste, y también en Bélgica, aunque el auténtico pistolet de Bruselas está desapareciendo.

Tradicionalmente se puede comer con mantequilla o mermelada en el desayuno de los domingos o relleno de charcutería. En la foto inferior, lo he untado con mermelada de mandarina y naranja. Si hacéis clic en el link vais a mi otro blog donde publiqué la receta.

Espero que os guste.

Tiempo total: + de 3 horas

Tiempo en TMX: 23 minutos, 2 segundos    

Tiempo de horneado: 25-30 minutos

Ingredientes

  • 20 g levadura fresca
  • 375 g de agua
  • 500 g de harina de fuerza
  • 1 ½ cucharadita de sal

Preparación

  • Poner 300 g de agua en el vaso. Diluir la levadura. Mezclar 2 seg, velocidad 2.
  • Añadir la harina y la sal.
  • Tapar el vaso y cubrir con un paño de cocina. Dejar esponjar la masa hasta que se forme espuma y leude durante unos 20 min.
  • Añadir el resto de agua según sea necesario, 1 cucharada cada vez hasta formar una masa blanda y pegajosa.
  • Mezclar 1 min, velocidad 6, y 2  min, velocidad espiga. Ir añadiendo harina hasta que la masa quede blanda, homogénea y flexible.
  • Sacar la masa del vaso y ponerla en un recipiente tapada con un paño. Dejar leudar aproximadamente 1h ½ hasta que duplique su tamaño.
  • Desinflar la masa, volver a tapar y dejar leudar unos 45 min, volver a desinflar y dejar leudar unos 45 min, hasta que la masa vuelva a doblar su tamaño.
  • Dividir la masa porciones de  60 g, dándoles la forma de una bola.
  • Con un cuchilloo con el mango de una cuchara de madera, hacer una hendidura profunda en el centro de cada bola hasta casi traspasar la masa. Poner los bollos sobre una placa de hornear enharinada, pero con la hendidura hacia abajo.
  • Dejar fermentar durante unos 30 min, hasta que dupliquen su tamaño. Darles la vuelta con cuidado y espolvorearlos con harina tamizada y así evitar que se peguen unos a otros.
  • Mientras tanto, calentar el horno a 220º. Poner un recipiente con agua en la parte inferior del horno.
  • Hornear de 20 a 25 min, hasta que adquieran un color dorado. Enfriar en una rejilla.

Bon profit!

Related Posts

Crema de verduras

Delicias de mandarina

Mermelada de manzana verde a la miel

Muslos de pollo con salsa de frutos secos